El viaje de los fingidos
© Santiago Martín Bermúdez
© Sobre la presente edición: Ediciones Bagua 2016
© De la ilustración de cubierta:  Rinconete y Cortadillo
de Manuel Rodríguez de Guzmán.  Museo del Prado (1858).
© Del interior: Ilustraciones de  Pellicer. 
Biblioteca Nacional de España.
Dudarev Mikhail –Andrey Kuzmin / Bigstock.com.
© De la foto del autor: Fundación Juan March
EDICIONES BAGUA. Promoart&Bustamante
Calle Córcega 687 2do. 3ro.
08026 Barcelona
edicionesbagua@maydabperformance.es
www.edicionesbagua.com
Diseño del catálogo de Bagua: Carril Bustamante
ISBN: 978-84-945230-8-3
Depósito Legal: M-22778-2016
Impreso en ServicePoint
c/ Salcedo, 2. 28034 Madrid
Distribuye: Distriforma
distriforma@distriforma.es


15, 00 €

Reseñas a la edición

El viaje de los fingidos, relato que recupera vidas del siglo XVII, mantiene el punto de vista del protagonista, Fernando Miranda, que va a cumplir dieciséis años y viaja con su joven amo desde la Sevilla natal hasta una venta manchega; allí tiene lugar un episodio y conflicto de dos Quijotes, el de Cervantes y el de Avellaneda. El joven despierta a la vida, a la inquietud, a la sensualidad, al ­desengaño, a ideales de adulto. Hay personajes que simulan ser lo que no son: ellos son los fingidos. El personaje travestido de don Alonso / doña Elvira, convención muy siglo de oro, es el primero de ellos. El Quijote apócrifo, otro. Mas también una fingida Dulcinea y un falso estudiante. Las tramas erótico-festivas descargan la gravedad del enfrentamiento entre el Quijote tolerante y el de los integrismos. El lenguaje finge (también) la vieja prosa castellana, pero la sensibilidad es moderna, no se puede regresar, ni aun con alcabala, ni al estilo ni al imaginario de época tan pretérita. La escasa intertextualidad busca legitimidades a la prosa e incluso al verso ocasional. La musicalidad permanente se garantiza con la del verbo, la imagen y las locuciones antiguas. Estas aventuras que turban y enseñan al protagonista acaso sean eso: música que expresa desasosiegos que parecen de antaño, mas quién sabe si no son muy cercanos.

 

 

 BLOG DE AUTOR