Descarga
DOSSIER DEL LIBRO
dossier lucrecia.pdf
Documento Adobe Acrobat 164.1 KB

Lucrecia quiere decir perfidia: un thriller distinto

Blog de Daína Chaviano - mayo 18, 2015 · 11:48 am

Una de las ventajas de haber leído mucho durante toda una vida es también una gran desventaja; y es que el lector de tantas correrías se vuelve majadero, criticón, exigente, intolerante… En otras palabras, un lector veterano puede ser la peor pesadilla de cualquier escritor que no sea realmente bueno. Con solo leer el primer párrafo de una novela, ya puede ver o imaginar todos los defectos, todos los clichés y todas las argucias en que incurrirá su autor en las líneas que seguirán.

Aunque acabo de narrar lo anterior en tercera persona, es decir, como si no fuera conmigo, lo cierto es que hablo de experiencias personales. Debo reconocer que las novelas de género —aquellas que deben recurrir inevitablemente a ciertas normas difíciles de romper— son las que peor la pasan frente a mi exigente detector hemingwayano. Cada vez me resulta más difícil disfrutar de novelas policiacas o de ciencia ficción porque cuando muchos autores van, esta incontinente lectora de más de medio siglo ya viene de regreso.

Por eso agradezco doblemente cuando descubro, no ya una gran obra maestra (de las que cada vez andamos más escasos), sino una de esas pequeñas joyas, plenas de encanto, que nos otorgan lecturas de matices inesperados.

Y eso es precisamente lo que me ha ocurrido con Lucrecia quiere decir perfidia (Ediciones Bagua, 2015), de Chely Lima, una novela que por fuerza hay que situar dentro del género policiaco, pero cuya trama y desarrollo resultan totalmente profanos dentro de un género bastante rígido por su estructura.

Por un lado, el lector encontrará aquí todo cuando esperaría encontrar en un thriller. Se mantendrá ocupado intentando adivinar quién y por qué comete el asesinato… o mejor dicho, los asesinatos. Apostado tras el ojo de las indiscretas cerraduras, asistirá al desvelamiento de los secretos que sospechoso tras sospechoso parecen guardar, incluyendo historias pasadas y… bueno, no cuento más.

Pero lo que realmente servirá de trampa al incauto son los aspectos no convencionales que se integran al género en una deliciosa y delirante mezcla. Para empezar, contiene un ingrediente bastante raro en el género policiaco: el humor. En grandes dosis y de todos los colores: negro, blanco, verde, y de otros matices que no me atrevo ni a aventurar.

Por si fuera poco, la trama transcurre en una Habana más o menos contemporánea —durante los años ochenta, para ser más exactos—, pero a diferencia de otras novelas del género que se desarrollan bajo las circunstancias sociopolíticas que todos conocemos, en Lucrecia… no aparece (gran suspiro de alivio por parte de esta lectora) ningún oficial ni detective vinculado al Estado ni al oficialismo de la isla, como parte central de la investigación. De qué manera logra Chely Lima mantener la verosimilitud de una obra situada en la Cuba actual, sin que el héroe de la investigación sea la policía estatal, es ya suficiente motivo para recomendar esta novela imaginativa, perversa y, pese a su deuda con los clásicos, también rayana en lo sacrílego con respecto al género; un tour de force que —les aseguro— querrán leer y disfrutar más de una vez.

LUCRECIA QUIERE DECIR EFECTIVIDAD NARRATIVA

Por Amado del Pino

9 Abr 2015 - 3:54am

 

Chely Lima es un nombre que tenemos muy presente los que comenzamos a leer -y más si se suma intentar escribir- en La Habana de la década de los ochenta del pasado siglo.

Lima integró un binomio muy productivo con Alberto Serret. De su pasión nacieron obras en casi todos los géneros literarios y hasta -inusuales para la época- atractivos guiones para la televisión. Esa fertilidad creativa (en este caso acompañada del rigor) le ha seguido animando en los varios países de nuestro continente donde residió y ahora en el contexto de los Estados Unidos.

Por su parte, la formidable labor editorial de Mayda Bustamante y su equipo -en estos tiempos tan complicados para la publicación de buenos libros- pone (con Ediciones Bagua) el acento en la literatura.

Desde hace varios años Ediciones Cumbres ha dado a conocer textos esenciales y de primera mano acerca de la danza y el teatro.

Y la selección -proclamada en el pie de imprenta- de Lucrecia quiere decir perfidia como primera obra narrativa me atrevo a calificarla como un paso en firme.

Si en el título parafraseo el santo y seña de la breve novela es por la fluidez (no exenta de belleza y hasta de momentos reflexivos), el vigor de los personajes y la -tan peculiar como nítida- descripción del ambiente en esta trama más bien policial, ubicada en nuestra Habana, precisamente en esa década de los ochenta que evocaba en las primeras líneas.

Antonio Orlando Rodríguez -otro escritor al que muchos leemos y admiramos- hablaba de tres méritos esenciales en la creación de Chely y lo hacía con argumentos como este: “Chely Lima pertenece a la raza de los auténticos demiurgos, esos escritores que no necesitan de muchas líneas para poner ante nuestras narices un universo, ya sea real o fantástico, y no solo hacerlo creíble sino impulsarnos a habitarlo, a compartirlo con las criaturas de todo tipo que transitan por él”.

En la novela que nos ocupa -y que recomiendo a lectores entrenados al igual que a principiantes en esta maravilla que es el habito de “consumir” ficciones- se alternan lo literal y lo sugerido; lo insólito y momentos que rozan el costumbrismo.

Lo erótico (salpicado de crudeza, morbo y hasta chispazos de horror) acompaña casi todo el dinámico argumento. Pero Lucrecia… nos ofrece mucho más. Con ese poder de síntesis en el que Chely sobresale, se asoma a matices de debate generacional; a contrapunteos entre las rígidas exigencias sociales y las necesidades más concretas de los seres humanos.

En cuanto al lenguaje -me fijé por deformación profesional especialmente en los diálogos-, Chely Lima emplea las variantes del castellano peninsular, que solemos tomar como castizo. Sin embargo, a menudo, y con gracia, trae a colación algún cubanismo o frases que sin contenerlos tienen la sabrosura, el ritmo, la entrañable lógica del hablar “en cubano”.

CULTURA NEWS

EDICIONES BAGUA: LUCRECIA QUIERE DECIR PERFIDIA DE CHELY LIMA

 

La novela Lucrecia quiere decir perfidia es de adquisición obligada para todos los amantes de la novela policiaca.

 

Una impecable edición Mayda Bustamante.

 

En un edificio de La Habana de los años 1980 comienzan a sucederse una serie de asesinatos. Sus inquilinos son personas corrientes, aunque de diversa extracción social (un joven rockero, ancianos retirados, un borracho, amas de casa...). Sin embargo, todos tienen secretos que podrían ser la clave de estos crímenes. No existe aquí la figura del detective convencional. Serán los propios sospechosos, es decir, los inquilinos del edificio, quienes contribuirán con sus actos y especulaciones a lograr una solución final. Mezcla de sátira, humor y trama detectivesca, la obra posee elementos novedosos para una trama detectivesca, como lo fantasmagórico y lo absurdo.

 

CHELY LIMA

Narrador, dramaturgo y poeta, periodista, fotógrafo, editor, guionista de cine, libretista de radio y TV. Es autor de numerosos libros -novelas, cuentos, poesía y literatura para niños- editados en España, Estados Unidos, Cuba, México, Ecuador, Venezuela y Colombia -entre ellos las novelas Isla después del diluvio, Confesiones nocturnas y Triángulos mágicos (Planeta, 1994 y Eriginal Books, 2013). Desde principios de 1992, en que abandonó su isla natal, ha vivido en Ecuador, Argentina y Estados Unidos, donde permanece hasta la fecha.

Presentación del libro en el Centro Cultural Español de Miami

Dos editoriales presentan propuestas literarias en Miami

Ena Columbié

Especial/el Nuevo Herald

 

El libro es uno de los materiales creativos con características muy influyentes. Esa obra manuscrita y luego impresa en papel, ha tenido sus variantes con el desarrollo electrónico, apareciendo así: el libro digital, conocido como e-book, y el audiolibro. Ambos, con el pasar del tiempo, han incrementado su uso y práctica en el mundo, provocando que muchos auguren la pronta extinción del libro tradicional. .

Hay muchas personas que descartan que el libro desaparezca, tanto es así que se juegan la vida y su sostén, en ese oficio de dar luz a las palabras. Mayda Bustamante y Montse Ordóñez son dos de estos seres admirables:

Bustamante trabajó por muchos años en el Ballet Nacional de Cuba y en el Gran Teatro de La Habana. En la actualidad, es directora y editora de Ediciones Cumbre y Ediciones Bagua, directora general de MaydaB Performance y ha recibido, entre otras distinciones, el Premio Iberoamericano Chamán de Comunicación, Oralidad y Narración Oral Escénica.

“Soy una mujer que intenta hacer del trabajo un acto de creación artística. Solo me dedico a aquello en lo que creo, y cada uno de los libros publicados, los he sentido como hijos que hay que ayudar a crecer y luego si es posible, a brillar. La editorial es una pasión reciente en mi vida; como algunos saben tengo una productora y distribuidora de espectáculos básicamente dedicada a las artes escénicas, pero reconozco que editar hoy contribuye a enfrentar el resto de los avatares de la vida con mayor ilusión”, aseveró Bustamante.

Ordóñez es asesora y gestora cultural de ambas editoriales. Ha editado la exposición itinerante del fallecido poeta Jaime Gil de Biedma, presentada en Barcelona, en el Instituto Cervantes de Belgrado, y se llegará a Berlín en breve; dirigió el primer festival cultural Cuban Rapsody, realizado en Barcelona; también realiza una labor periodística entrevistando a personalidades de la cultura.

“La editorial me nutre mucho culturalmente y me ayuda a crecer día tras día. Resulta muy estimulante contribuir a la difusión cultural de mi país en tiempos tan precarios; representa un reto y estoy orgullosa de formar parte de este proyecto tan maravilloso”, comentó Ordóñez.

Ediciones Cumbres y Ediciones Bagua son casas editoras de Barcelona. Y en breve se presentarán por primera vez en Miami, como parte de una gira que se extenderá a México, Argentina, Puerto Rico y Uruguay, para darse a conocer en el mundo hispanohablante y crear lazos con otras editoriales.

“Ediciones Cumbres fue creada por Bustamante en septiembre del 2012 y nació para satisfacer una demanda del mercado. “Eran muchos los profesionales del teatro y de la danza que no hallaban publicaciones de interés en lengua castellana y fue así como, poco a poco, se fue haciendo un sitio en las librerías españolas”, explica la asesora y gestora cultural.

“Son dos proyectos muy diferenciados. Comenzamos a recibir propuestas narrativas y poéticas y es cuando desde el consejo editorial decidimos crear un nuevo sello, Ediciones Bagua, donde autores, de todas partes del mundo, puedan publicar sus obras. En ambos sellos trabaja el mismo equipo editorial, ya que este es muy versátil”, añadió Bustamante.

Papelería sobre la danza (y el ballet), de Roger Salas; El ballet, una devoción (enfoques y precisiones), de Pedro Simón; Divino escenario. Aproximaciones a la historia de las artes escénicas, de Esther Merino Peral y Eduardo Blázquez Mateos; Insolencias del Barroco, de Reynaldo González; Alicia Alonso en Carmen. Mito y leyenda, de Mayda Bustamante; Los perros de mi vida, de Ivette Vian y ¿De qué silencio eres tú silencio?, de Fina García Marruz, son algunos libros de estas editoriales españolas de Barcelona.

“En ambas se han publicado autores cubanos y también importantes escritores españoles. Hemos recibido obras de autores latinoamericanos que estamos estudiando. No creemos en una nacionalidad concreta, creemos en el talento”, comenta Ordóñez, quien en representación de los dos proyectos, hablará con los intelectuales y editores de Miami este jueves 26 de marzo. “La editorial es plural y no cierra jamás la puerta a ningún autor, somos muy respetuosos con todos. Cada uno de los títulos que nos hacen llegar se estudia, y el consejo editorial valora junto al equipo la viabilidad su posible publicación. Todos los autores que quieran hacernos llegar sus textos serán bienvenidos, estamos abiertos a todas las propuestas”.

A Montse Ordóñez se une la escritora cubana Chely Lima, que presentará la publicación más reciente de Ediciones Bagua, su novela Lucrecia quiere decir perfidia.

Presentación de Ediciones Cumbres y Ediciones Bagua, jueves 26, 7 p.m., en el CCEMiami, 1490 Biscayne Blvd.


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/artes-letras/article16337639.html#storylink=cpy